El dólar acumula suba de 12% en 10 días

7

El Banco Central subió fuerte las tasas pero el dólar siguió en alza y tocó los $ 23. En la entidad consideran que ya debería estar cerca del final la crisis cambiaria que, según analistas, ya excede el contexto internacional.

La crisis cambiaria ya adquirió una dinámica propia, más allá del contexto internacional que se tornó desfavorable para la Argentina desde la semana pasada. En medio de un día cargado de nerviosismo, el precio del dólar se disparó este jueves a 23 pesos en el mercado minorista y a 22,38 pesos en el mercado mayorista.

Esto ocurrió en un día en que el mundo no le jugó en contra al país. Y se demuestra que cuando a los mercados lo invaden las dudas, Argentina es la primera en sufrir las consecuencias, según el informe publicado por el diario Clarín.

Más allá de las cuantiosas ventas de dólares -este jueves US$ 451 millones, casi US$ 5.300 millones desde el 23 de abril- el Central priorizó atacar el problema con una muy fuerte suba de tasas de interés.

Este jueves, otra vez fuera de agenda, decidió subir otros 300 puntos básicos la tasa de política monetaria, llevándola al 33,25% anual. Pero además, y tal vez más importante, fijó en 38,25% la tasa de pases activos.

En el comunicado del BCRA en el que anunció el aumento de la tasa de interés, la entidad monetaria dijo que adoptó esta medida extraordinaria “ante la dinámica adquirida por el mercado cambiario, y en un contexto de alta volatilidad internacional”.

Y agregó que “tomó esta decisión con el objetivo de garantizar el proceso de desinflación” y que está lista “para actuar nuevamente si resultara necesario”, con lo que dejó abierta la puerta a una potencial nueva suba de tasas.

Sobre la inflación, el panorama empieza a oscurecerse. La expectativa de mercado saltó al 22% para todo 2018, según el último relevamiento que realiza el BCRA.

En el Banco Central consideran que ya deberían estar cerca del final de la crisis cambiaria. En una semana sacaron del mercado cerca de 110.000 millones de pesos, por un lado, y por el otro creen que la tasa en pesos es bastante atractiva como para apostar a la moneda local.

Hoy la tasa anual de las Lebac alcanza como para bancarse una devaluación que lleve el dólar a cerca de $ 31 dentro de doce meses. O $ 28 si se toma como horizonte el último día del año. En el mercado de futuros, el dólar a fin de año cotizaba a $ 24,90 en el Rofex.

Es decir que la tasa de las Lebac alcanzaría de sobra como para cubrirse de una mayor devaluación del peso.

La tasa de interés tan alta se convierte en un dolor de cabeza para otra área clave del gobierno: el Ministerio de Finanzas. Esa cartera, encargada de conseguir plata fresca para financiar el déficit fiscal y los vencimientos de deuda, se había volcado al mercado local para no saturar con bonos en dólares los mercados extranjeros. Ahora, si bien ya cubrió el 80% de lo que se necesita en el año, enfrenta la tormenta perfecta: la tasa en pesos se disparó, y en dólares también, por el desplome de los papeles argentinos.

Además, la “supertasa” que estrenó el Central, similar a la que fijó en junio de 2016, es una amenaza para la actividad económica. No es lo que piensa Sturzenegger, que insiste en remarcar que la tasa de corto plazo no define inversiones ni demanda de créditos, aunque la discusión ya está ganando espacio dentro y fuera del Gobiern

Dejanos tu Comentario

comments