Plantaron un olivo por la paz en el mundo

5

La Unión de Colectividades de Entre Ríos plantó un olivo por la Paz del mundo en la Plaza de las Colectividades de la Costanera de Paraná. destacaron lo importante que fue la Argentina en su apertura migratoria.

Con la participación de abanderados de distintas colectividades y del presidente Municipal, Sergio Varisco, se cumplió el acto homenaje a los inmigrantes en la plaza del Puerto Nuevo, con la plantación de un olivo por la unión y la paz en el mundo.

El encuentro, que había sido pospuesto por mal tiempo la semana anterior, se concretó poco antes del mediodía del domingo. Luego de unas palabras de Sebastián Tommasi, en representación de la Unión de Colectividades, y de Sergio Varisco, por el municipio, un integrante de cada colectividad presente contribuyó con una palada de tierra al sembradío del olivo, símbolo de paz.

Por la noche, el escenario del Teatro Municipal 3 de Febrero fue engalanado de enseñas y se presentó una variada programación artística de distintas culturas.

Sebastián Tomassi se refirió a la situación mundial de los inmigrantes y expuso también la solidaridad de los presentes con los italianos afectados por un terremoto. Además, destacó lo importante que fue la Argentina en su apertura migratoria. “La idea es seguir trabajando en la Plaza de las Colectividades, está nuestro compromiso en hacerlo”, señaló y agregó que hace dos años se implantó un olivo que hoy crece a algunos metros de allí, y que según contó a El Diario Jacinta Wainer (de la Asociación Israelita de Paraná) “hay un muchacho que vende choripanes que lo riega y lo cuida”. Varisco, a su turno, le agradeció a las colectividades “la vocación férrea de mantener la memoria viva, las tradiciones en todos sus aspectos, desde la gastronomía hasta la música y el idioma”.

El intendente aprovechó la oportunidad para recordar que la patria nació con la idea, inscripta en el Preámbulo de la Constitución Nacional, de recibir a todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino, “mucho antes, ya el Triunvirato en 1812 hablaba de fomentar una argentina abierta, que en aquel momento era Provincias Unidas del Río de la Plata”. Esto, dijo Varisco, tiene que ver con que el territorio en 1860 era “un desierto”, tesis que, por otro lado, ignora decididamente la riqueza cultural y diversidad de pueblos originarios que habitaron -y aún lo hacen- nuestro país. “Debería ser patrimonio cultural de la humanidad reconocido por las Naciones Unidas lo que significó la inmigración en el Litoral, y en especial en nuestra Entre Ríos, donde uno puede ver la sinagoga judía, la iglesia cristiana católica, el templo luterano y la convivencia y armonía que no tiene parangón en el mundo. Hay países que todavía se debaten entre el racismo, la xenofobia y las luchas religiosas, y la Argentina en esto siempre fue tierra de concordia y paz”, añadió, destacando el compromiso de su gestión de potenciar el significado de las colectividades en nuestra historia.

Dejanos tu Comentario

comments